martes, 9 de julio de 2013

Va bien

Creo que necesito explicarlo o, en su defecto, creo que ellos merecen explicación.
Hasta hoy he aprendido un poco a entender que no siempre la gente me va a entender y por eso necesito decirles a todos que todo está bien.
A mis amigas, amigos y todo bienintencionado quiero confesarles que no siempre caigo bien y no es mi intención molestar, mi corazón honesto y yo queremos dejarlo en claro. Quiero decirles, también honestamente, que a veces no quiero verlos, a veces ni un ratito, y eso no significa aquí ni en ninguna otra dimensión que mi inmenso amor hacia ustedes se haya alterado. Quiero decirles que a veces no quiero bailar, a veces no quiero hablar de chicos, a veces no me provoca abusar nuestra divertida edad, a veces no quiero reírme con ustedes ni los quiero escuchar. Habrán noches sin papás en casa ni tampoco tareas, ni exámenes, pero ni tales tentaciones me llevarán fuera de casa a "destruir", como dice mi adorada amiga Erika. Sólo voy a querer quedarme adentro, no por depresiva o desconsiderada, ando muy bien, ando feliz, es sólo que a veces estoy mejor así.
Si me aburro y me voy, por favor no se enojen. Sé que mis ojos serios no ayudan, pero yo les juro que todo está bien. A cada uno de ustedes los quiero hasta la muerte, es sólo que a veces no quiero, no quiero y ya.

domingo, 21 de abril de 2013

Que viva la decepción

"Debe ser que los seres humanos homo sapiens sapiens somos los únicos animales que, sabiendo que algo nos hará daño, vamos y lo cometemos gozosos... "

Luego de parir esta conclusión con aires de arrogancia en fantástica sabiduría, caigo en desconcierto al recordar mis intenciones desaforadas de doparme y operar mi nariz. ¡Sí!, mutilar y amputar mi perfectamente sano hueso con fines estéticos y cojudos.
La última reflexión es el fin de la filosofía y no tengo excusas que me rescaten de la ridiculez, ¡no las tengo!. Así de tonta es la situación y así de tonta soy yo.