sábado, 21 de agosto de 2010

Mi mami es una Mami

No hay cuándo no me espante con el racismo. Mi mami me enseñó que todos respiramos, que todos sangramos si nos pinchan y que todos reímos si nos hacen cosquillas. Gracias mami, por salvarme de la ignorancia.




Cortesía Shakesperiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario