sábado, 26 de marzo de 2011

No me enseñes a rezar

Estaba yo algo cansada y con hambre luego de clases cuando me pareció que acompañar a una amiga a darle el encuentro a su mamá por ahí sería algo agradable y disipante. 


Hacía varias semanas que no veía a esta señora, recordaba de ella su sonrisota y su gran carisma al recibirme en su casita. Siempre terminaba riéndome con ella. También era imposible olvidar su tan explícita devoción por la religión, su religión, una de esas todas. Nunca fue necesario demorarme con ella para notar su fervor y pasión por ese conjunto de teorías que parecía darle un sentido a su día a día. 


Llegamos, pues, a darle alcance a la señora y sus maneras de saludarme fueron las cariñosas y alegres de siempre; las mismas que fueron dejando de sonar cuando nos contó por qué se demoró en salir de la oficina a la que fuimos a verla: "Un serrano de miércoles"  fue la razón.

Un trabajador de ventanilla que le había hecho esperar más de lo debido, que había sido descortés y malhumorado, había sido catalogado así en cuestión de segundos por la puritana. Este tipo de expresiones hijas de la ignorancia siempre me han enfurecido; creo que no tiene pies ni cabeza la idea de asociar ciertas palabras adjetivo con rasgos denigrantes o equivalentes a las malas reputaciones. Esto lo tengo en mí tan claro y pronunciado como mi feo tabique, lo que no terminaba de encontrar un lugar de sentido en mi cabeza era la escena de esta devota dándole forma de insultos a la apariencia física de su prójimo.

En los veinte años de evolución de mi cerebrito, no podía juntar las imágenes que tenía de esa mujer tomándome de las manos y deseando bendiciones para mí al despedirse siempre, con las de sus dientes rozándose para que la doble erre de la palabra Serrano se manifieste bien, carcomiéndome así los oídos y estremeciéndome el alma para siempre.

No estoy a favor ni en contra de los "fieles", no me imagino tal cual una de ellos, pero me parecen buenas las vibras que irradian con su lealtad. Más alla de los límites que distancian a una creencia de otra, la fe es lo mismo para todos y todo. Esta mujer del rosario en el cuello, escupiendo a la Sierra y creyendo mejor a la Costa, me tiene confundida e intrigada hasta el día de hoy.

Pensé que ella era auténtica y no lo era. Ha escogido ser infeliz y no lo comprendo.

Yo aún no me defino en estos ámbitos. Me ayudo, soy respetuosa y no molesto a nadie. Yo así me siento bien y me siento aún mejor al saber que sea cual sea mi ánimo en el día, mis convicciones siempre sonarán a lo mismo.

3 comentarios:

  1. Hay una cosa que no sé lo que significa, supongo que es una expresión de allí, y además es la clave del texto: "un serrano de miércoles".
    Me imagino que será una expresión fea y de desprecio...
    Yo soy creyente, y no hay por qué vivir la vida de esa manera... La verdad es que la historia de esa mujer me ha dejado un escalofrío en el cuerpo... Además siempre se ha dicho que los extremismos no son buenos... Y a ningún nivel... Alguien tan extremista... No puede ver ni una cuarta parte de lo que es la realidad... Me ha llamado la atención lo observadora que eres, eso es lo que diferencia a la gente que siente para vivir y no vive para sentir.

    Un besazo,

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Anita. Aquí el "de miércoles" es jerga de "de mierda". Ojalá ella ordene sus ideas y pueda vivir años felices.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar